SICGBA - Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne y sus Derivados del Gran Buenos Aires y Zona Sur de la Provincia de Buenos Aires
Martes, 02 de Junio de 2020 | 18:48:16
Nº de Visitantes: 3173245

Novedades

» 03-04-2017 -

Déficit fiscal: los sectores concentrados, los más beneficiados

Tanto del lado del gasto como de los recursos, la verdadera discusión es quiénes son los beneficiarios

 

Especial para BAE Negocios Uno de los caballitos de batalla de los economistas

del establishment es `reducir` el déficit fiscal. Este fue, asimismo, uno de los objetivos de campaña que se había planteado en su momento el propio presidente Macri. Sin embargo, el gobierno terminó el 2016 con un déficit similar al de 2015 (e incluso bastante maquillado, ya que para obtenerlo tuvo que recurrir a ingresos extraordinarios, como los del blanqueo de capitales). Ahora no encontramos que el rojo fiscal de los primeros dos meses de 2017 sigue, y profundiza la tendencia: creció un 56,4% con respecto al déficit del primer bimestre del año anterior. A esto debemos sumarle que el rubro que, desde el lado del gasto, más se incrementó, son los servicios de la deuda, empezando a marcar un límite al endeudamiento astronómico con el que viene manejándose el gobierno para administrar este déficit.

El gran interrogante es porqué se sigue incrementando el déficit. A lo largo de 2016 y lo que va de 2017, innumerables conflictos tuvieron su origen en el ajuste, léase lo que el gobierno entendía como una necesidad urgente de achicar el gasto público para alcanzar la consabida reducción del déficit presupuestario. Así, los tarifazos (tras el objetivo de reducir los subsidios a las empresas de servicios públicos privatizados), los despidos y/o congelamiento de vacantes en el sector público, los incrementos de salarios por debajo de la inflación en todo el arco del estado y, por supuesto, el aberrante tratamiento oficial a la educación pública que ha abierto el actual conflicto docente. `No hay plata, tenemos que reducir el déficit` se ha transformado en una muletilla archiconocida.

Por supuesto que podría mos discutir la extensa lista de rubros del gasto para los que `sí hubo plata`, comenzando por los casi 10.000 millones de dólares que se utilizaron para pagarle a los fondos buitres. O los 50.000 millones de pesos con que se pagó a los especuladores del dólar futuro. O, más cerca en el tiempo, los 2.000 millones de dólares que se están planteando gastar en nuevos armamentos. Pero queremos concentrarnos en `la otra parte de la hoja de balance`: el lado de los recursos, y en particular los tributarios.

La estructura tributaria argentina es terriblemente regresiva. Y el estado, ya desde hace muchos años, ha venido dejando de percibir recursos que han provocado verdaderos agujeros en sus ingresos. Señalemos simplemente los ya.clásicos temas de las

exenciones a la renta financiera. Pero la política macrista ha hecho sus propios `aportes` a esta regresividad. El más importante fue la eliminación total de las retenciones a las exportaciones del agro (y la reducción en el caso de la soja). Se trata de un auténtico `agujero` fiscal, que sin duda se profundizará en los próximos años. Se calcula que el estado dejó de percibir en 2016

más de

60.000 millones de

pesos en este concepto.

La conclusión es obvia: el discurso de reducir el déficit fiscal vale cuando se trata de achicar partidas que tienen como destino los trabajadores, los jubilados, los perceptores de planes sociales, la salud o la educación pública. Pero desaparece cuando se trata de favorecer a los sectores concentrados. Ahí no hay `prioridad en bajar el déficit` que valga. Es que, tanto del lado del gasto como de los recursos, la verdadera discusión es quiénes son los beneficiarios y quiénes los perjudicados. El balance de la política económica macrista es claro: más de 30.000 millones de dólares salieron de los bolsillos de los sectores de menores ingresos y fueron a las arcas de lo más concentrado de la economía. Una redistribución regresiva del ingreso pocas veces vista en la historia argentina en plazos tan cortos. ´Economista - Dirigente de Izquierda Socialista y del Frente de Izquierda