SICGBA - Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne y sus Derivados del Gran Buenos Aires y Zona Sur de la Provincia de Buenos Aires
Martes, 02 de Junio de 2020 | 18:03:54
Nº de Visitantes: 3173178

Novedades

» 03-04-2017 -

El triunvirato confía en fortalecer su liderazgo interno tras el paro

El triunvirato confía que la contundencia del paro apuntale su liderazgo en la central obrera Aconsejan al Gobierno hacer foco en la economía, no en la desestabilización

 

En la semana donde la CGT concretará su primera huelga nacional a la administración de Cambiemos, esa central remarca que no hay intento de desestabilizar sino de llamar la atención del Gobierno. El triunvirato, que lideran Juan Schimd, Carlos Acuña y Héctor Daer, sabe desde antes de su asunción, en agosto del año pasado, que su mandato enfrenta a un `gigante`, como el modelo neoliberal y además afronta un riesgo calculado pero siempre urticante: las rencillas del propio movimiento obrero. Sobre esos surcos también batalla la Casa Rosada para `bajarle el precio a la medida de fuerza`.

`Mire, a esta altura decir que somos desestabilizadores es más viejo que el agujero del mate`, ironizó Schimd en la consulta de este diario sobre las horas previas al paro. `Esta medida de fuerza va a tener adhesión porque es un llamado de atención muy fuerte`, acotó el también jefe de la poderosa CATT donde confluyen los gremios del transporte. Respecto al marzo de las movilizaciones, donde se enumeran docentes, la propia CGT, el 24M, la marcha de la CTAy hasta la elegante adhesión al Gobierno del sábado, los dirigentes de la CGT musitan algunos cálculos. La vara que medirá la adhesión al paro está elevadísima, sopesan sus recelos para no ser considerados `desestabilizadores` y algo que suelen remarcar puertas adentro o en atriles de furia, respecto del `antiperonismo histórico`.

Por esa lente miraron las imágenes sin drones del sábado y leyeron, una vez más las declaraciones de Jorge Triaca, ministro de Trabajo de la Nación. `Este paro está signado por la política`, recita desde hace semanas el funcionario.

Schmid, experimentado en la resistencia a chicaras, en horas de debate sobre `choripanes públicos y privados` tampoco esquivó la opinión sobre movilidad en las concentraciones. ´Nosotros movilizamos a la gente, ponemos los colectivos y no nos molesta que nos lo digan´. Para el jueves Schmid espera un paro sin gente en las calles, una expresión silenciosa contra el modelo económico vigente. Él y el triunvirato, en interpretación futbolera, saben que están `a prueba` como también que colegas sindicales están pendientes de nuevos tropezones de la CGT.

Su compañero de conducción, Héctor Daer, por la misma línea, aconsejó dejar de lado las fábulas sobre desestabilización y `leer` datos concretos sobre el `retraso cambiario, endeudamiento, caída del poder adquisitivo del salario e inflación`, elementos que consideró, sostenidos en el tiempo, `explotan`.

La adhesión de las CTA al paro quedó plasamada el jueves, incluso para medir niveles de disgusto intestinos en organizaciones poderosas y complicadas por la caída de la industria. Para un público reducido, claro, pero donde el Gobierno busca frotar heridas. Para ejemplos, las chispas que desató en la UOM la intervención de Francisco Gutiérrez el el palco de las CIA, o la insistente y diplomática estrategia de la Corriente Federal (CFT) que encabezan Sergio Palazzo (Bancarios), Horacio Ghilini (Sadop) y Héctor Amichetti (Gráficos) respecto de concretar un nuevo confederalcegetista, pase lo que pase el jueves. `La medida de fuerza va a tener adhesión porque es un llamado de atención muy fuerte`

El triunvirato se juega sus fichas puertas adentro con el paro del jueves